La Sosa y su madre fueron motivo de críticas en redes (Foto: AFP)
La Sosa y su madre fueron motivo de críticas en redes (Foto: AFP)

El pasado miércoles 9 de octubre, los restos del fallecido cantante José José llegaron a la Ciudad de México para quedarse a descansar para siempre. Tras casi dos semanas de especulaciones, rumores y problemas familiares, los escándalos se apagaron para poder darle a “el príncipe de la canción” una despedida digna.

Las familias Sosa Noreña y Sosa Salazar llegaron a un acuerdo en el que tras su homenaje en Miami, donde el cantante vivió por 20 años, sus restos serían cremados en esta ciudad y la mitad se quedarían, mientras que la otra mitad viajaría a la capital azteca para asistir a los homenajes en este país y para ser enterrado junto a su madre, Margarita Ortiz, como lo deseaba el cantante.

Sin embargo, en los homenajes que le rindieron en Bellas Artes, La Basílica de Guadalupe y en la colonia Clavería, donde el cantante creció, sólo estuvieron presentes sus primeros dos hijos, José Joel y Marysol, así como su ex esposa, Anel.

Mientras tanto Sara Salazar y Sarita Sosa se quedaron en Estados Unidos, aunque esto no significó que la hija menor del intérprete de “El Triste” ignorara lo que estaba sucediendo en la capital mexicana.

Alrededor de las 17:00 horas (GMT-4) del mismo día, Sosa publicó una foto en la que aparece ella en su infancia montando un poni, mientras su padre guía al pequeño animal. Padre e hija se sonríen. Como pie de foto, la también cantante escribió un poema de despedida.

Hoy brilla una estrella allá en el firmamento,

tu Luz no se apagará y brillará en todo momento.

Tus huellas quedarán marcadas en este bendito suelo,

ahora junto con los abuelos cantas en el reino de los cielos.

Ahora serás ese ángel que siempre estará conmigo,

y mi corazón siempre estará contigo.

Sé que me cuidas y me bendices de arriba,

tú nunca morirás mientras tu voz siga viva.

Aún veo tu reflejo cuando me veo en el espejo,

Y hoy que estás tan lejos quién me dará consejos.

A tu lado aprendí a pintar mis días grises,

Tuvimos días duros y también días felices.

Siempre serás el amor de mi vida,

No te imaginas cuanto me dolió esta despedida.

He tenido días de angustia y dolor,

Pero también la felicidad que estás en un lugar mejor.

Y no voy a negar que me he llenado de temor,

Pero gracias a ti aprendí a ser un gladiador.

La promesa que te hice créeme que fue sincera,

Me preparaste papá para enfrentar el mundo afuera.

Pero nunca estuve lista para el día en que te fueras,

Cuando olvido quien soy tu me recuerdas quién tú eras.

Y, aunque la mayoría de los comentarios sobre esta publicación son de apoyo a la cantante, el resto de sus publicaciones tienen comentarios en los tachan a ella, su esposo Yimmy Ortiz, y su madre como vividores, entre muchas otras cosas.

También, mientras las transmisiones de los homenajes se publicaban en redes sociales, el hashtag #SarasBrujas fue tendencia en Twitter y saliendo de Bellas Artes hubo quienes hablaron en contra de ambas mujeres, quienes son vistas como las “villanas” por el pueblo mexicano, al no haber dejado que se cumpliera la última voluntad del cantante.

“Tenían que haber traído a su cuerpo completo. ¿Por qué fueron tan malas esas Saras? Ojalá y Dios algún día las perdone, pero no creo. Que se vayan al infierno, porque Pepe Pepe se va a ir al cielo”, declaró una mujer a una televisora.

“Nos da mucho gusto que no haya venido la Sara, porque no la queremos aquí en México. Que si hubiera venido, la hubieran sacado dése una idea cómo”, declaró alguien más.

Mientras que pasada la misa en la Basílica de Guadalupe, las porras en contra de ambas también se escucharon.

Nota completa << www.infobae.com>>